COACH DEL DIA: INDIFERENCIA

INDIFERENCA

El otro lado de la moneda de la Sensibilidad es la Indiferencia, creo que es una actitud que más dolor puede causar en el  ser humano. La indiferencia ha sido la causa de muchas heridas  psicológicas que han llevado muchos hacia un vacío existencial, provocando alienación, depresión, psicopatías, enfermedades psicosomáticas, soledad, suicidio y homicidios.

La indiferencia es la causa de la inercia dentro de un sistema de corrupción y injusticia en el mundo que vivimos. La indiferencia es la causa principal de la miseria humana, la pobreza, la esclavitud  física, psicológica y espiritual de muchas personas.

La Indiferencia es la más sórdida forma de discriminación. Indiferencia es preconcepto, alienación,  acomodación,  la ceguera inconsciente para no encarar la realidad delante de nosotros. Indiferencia es cobardía e falta de honestidad y sinceridad con nosotros mismos y con aquellos que viven a nuestro lado.

La Indiferencia ha sido como una “ANESTESIA”,  en nuestros sentimientos, ha endurecido nuestros corazones y  embotado nuestra razón, convenciéndonos de que nada podemos hacer para  cambiar el mundo a nuestro derredor.

Estamos viviendo una  indiferencia Espiritual,  cuando preferimos negar la existencia de Dios sus  valores y principios  o por medio de una religiosidad mística buscamos  una manera de anestesiar nuestras culpas. Hay una indiferencia  que está aniquilando las Familias, las parejas y las relaciones de padres e hijos. Estamos viviendo en un Mundo de “faz de cuenta”, un mundo de “fantasía”,  vivimos una relación sin compromiso, sin reglas y principios, en vez de dialogar con nuestros hijos preferimos compensar nuestra ausencia con un “más avanzado celular”, la culpa de nuestra ausencia en su vida, sea por causa del trabajo o por una separación o divorcio, creemos que podemos resolver con la chequera.

La indiferencia llévanos a “viajar” en nuestro mundo cibernético (computadoras y celulares inteligentes),  que provoca un efecto morfínico, dejándonos alienados de nuestras obligaciones  morales y espirituales.

Pero querido lector, la indiferencia pasa la factura y esta pode ser muy cara y difícil de rescatar, la vida es corta, es hora de ser participantes activos en el sistema que vivimos, sea familiar, en la sociedad  y sobre todo en su relación con Dios.

Damos gracias a Dios, que no quedo indiferente hacia nosotros, tomo la iniciativa de enviar su único hijo para morir en la cruz por nosotros, este ha sido un gesto de amor que siempre está dispuesto a participar de nuestras vidas, para darnos una Vida Abundante y la Esperanza de Vida Eterna.

Saque el virus de la Indiferencia de su vida y muévete en dirección a Dios, en dirección de su pareja por medio de un diálogo participativo, muévete en dirección de sus hijos, participe de su vida, dedique tiempo de calidad y exprese cariño y afecto , mucho más valorado do que cualquiera bien material. Muévete y haga la diferencia en el mundo que Vives.

 

Pr. Odenir Figueiredo Junior

Capellán y Coach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s