COACH DEL DIA: CUIDADO Y RELACIONES

image El corazón alegre es una buena medicina, pero el espíritu triste seca los huesos. (Proverbios 17:22).

Hay dos tipos de relaciones, las sanas  y las Enfermizas o toxicas . La mayorías de las personas que me han buscado para consejería, el trasfondo  del problema siempre ha sido uno solo! RELACIONES!

Mi querido lector, los efectos de sus relaciones son restauradoras ¿Te lo hace feliz? ¿Son sanadoras para su alma? O estas están dañando su  vida, son Tóxicas, enfermizas Y crean dependencia o adiciones. Esta con una persona, sea con mi pareja, un amigo o está  reunido con mi familia, en grupo y hasta mismo en una Iglesia.

¿Qué tipo de sentimientos produce en mis emociones?  Al llegar en este lugar, me siento feliz o lo mismo me hace sentir estresado. Al encontrar esta persona o  este grupo mías  energías son recargadas o mi consume los nervios. Cuando nuestros relacionamientos están marcados por  sentimientos o actitudes de cinismo, sarcasmo, ironía, hipocresía, resentimientos, miedos, ansiedad generalizada y el deseo de irse, esto significa que estamos en una relación enfermiza.

Cuando llegar en casa es un inferno, mientras en mi trabajo me siento feliz, esto es una señal roja de que mi relación como pareja o familiar están deteriorando. Cuando llegar  en mi trabajo, es un inferno, me estresa, me pone inseguro, siento agotado y lo único lo que deseo  es que llegue al fin del expediente, esto significa que mis relaciones en este lugar son toxicas. Cuando ir hacia mi iglesia o a un grupo familiar, esto es un enfado o parece más una penitencia, significa que este lugar está siendo toxico o enfermizo para mi vida.

Es bueno afirmar que Dios llámanos para un RELACIÓN Y NO PARA UNA RELIGIOSIDAD. Muchas veces en la vida tenemos que hacer preguntas reflexivas para evaluar nuestras relaciones.

¿Por qué hago lo que hago? ¿Por qué estoy en esta relación si ella está me enfermando y destruyendo mi vida?

Conocí una joven señora que por cerca de diez años ha vivido,( si es que si puede decir que ha vivido), una relación toxica, enfermiza y adictiva con su esposo. Era una grande profesional, podría decir una mujer inteligente, con una apariencia  hermosa, en sus conferencias como profesional era excelente, una persona amable y creyente. Cuando empecé a escuchar su historia, no podría entender, su esposo un hombre infiel, violento, que prácticamente era sostenido por ella, le torturaba emocionalmente y físicamente todos los días, era un abusador y controlador, sin ninguno temor a Dios. Esta joven señora en esta relación perdía toda su autoestima, quedaba paralizada psicológicamente, era como estuviera intoxicada de tal manera que quedo por tantos años adicta a estos abusos. Lo más triste es que muchas veces en nuestras conversaciones la misma justificaba sus actitudes como un acto espiritual. Ella era también víctima de una teología toxica y enfermiza.

¿Por qué hago lo que hago? ¿Por qué siento lo que siento? ¿Por qué creo en lo que creo?¿Por qué pienso como pienso? Son preguntas que tendrás que hacer a cada día, reflexionando y evaluando si su comportamiento, sus sentimientos,  sus pensamientos y sus creencias, son sanos o tóxicos.

Sus relaciones son saludables o enfermizas. Dios te ha llamado hacia una vida abundante, te ha llamado hacia la GRACIA Y NO HACIA LA ESCLAVITUD. Para tenernos  relaciones saludables es importante poner prioridades en estas relaciones.

En primero como cuidadores debemos priorizar nuestra RELACIÓN CON DIOS. Esto implica en una vida de comunión íntima con El, tener tiempo de cualidad en su presencia, tiempo de oración, tiempo de reflexión en su Palabra y tiempo de Adoración. TIEMPO DE RELACIÓN. No confunda esto con activismos religioso. Cuando nuestra Relación con Dios es nuestra prioridad (nada que ver con la institución), te acuerdas que buscar primero el Reino de Dios, está directamente relacionado con una relación con Dios, buscar el Reino es buscar la voluntad de Dios para nuestra vida.

Cuando esto acontece, lograre una relación saludable con mi conjugue  Cuando estoy bien con Dios y con mi conjugue  entonces esto me llevará hacia una relación sana con mis hijos. Cuando estoy bien con Dios y con mi familia, entonces mi relación con otros y en mi trabajo será más productiva y sana.

  Armonía con Dios=Armonía con mi conjugue=Armonía con mis hijos=Armonía en mi trabajo.

Invista en su familia y estarás invistiendo en el cuidado personal y profesional.

Odenir Figueiredo Jr

Capellán y Coach

“Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Juan 10:10)  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s