COACH DEL DÍA: !CONSECUENCIAS!

consecuencias

 

Somos libres para decidir o elegir lo que queremos, pero no somos libres para elegir o decidir las CONSECUENCIAS de una mala Decisión”. (Stanley Jones)

Si una persona decide acabar con su propia vida o sea suicidarse y subir al techo de un edificio de 10 pisos y echarse de ahí, pero si mientras su cuerpo por el efecto de la gravedad esté yendo hacia el suelo y la persona al pasar por el quinto piso si arrepiente. ¿Qué pasara?

Dios al crear el mundo ha creado leyes, físicas, químicas, biológicas, psicológicas y espirituales. Cuando el hombre rompe estas leyes y principios, aun que no esté consciente de la mismas, sea por ignorancia, inocencia o rebeldía, el mismo sufrirá las CONSECUENCIAS.

Mi acuerdo de mi hijo que con apenas un año, toco con su dedo en la tapa del horno caliente. El mismo no tenía conocimiento del peligro de quemar su dedo, pero sufrió las consecuencias. Si tu pones la mano en el fuego, este cierto que vas a quemar. Es una ley, no importa si la conoce o no.

Lo mismo pasa en el mundo, hay leyes jurídicas, penales, de tránsito y así como hay principios de convivencia, que cuando no son respetados pueden traer consecuencias no solamente para el individuo infractor, pero para otros que se tornan víctimas de este delito, infracción, error o pecado. Una persona alcoholizada dirigiendo un coche, no sólo pone en peligro su propia vida, pero también a vida de otros. Cuando avanzamos los límites de un principio o ley, siempre habrá Consecuencias.

Los Drs. Henry Cloud y John Townsend, en su libro “Límites”, hablan de diez leyes de los límites que debemos conocer.

1- “La ley de la siembra y la cosecha“; es la ley de causa y efecto, una ley básica de la vida. “Cada uno cosecha lo que siembra”. (Gálatas 6:7)

2- “La ley de la Responsabilidad“; En la Biblia cada uno es responsable por sus propios errores. Hay una tendencia humana de buscar un chivo-expiatorio para justificar sus errores y pecados. Algunos “espirituales”, están siempre buscando un espíritu demoniaco para culpar y justificar su caída en un pecado. Es más fácil culpar a Satanás, do que asumir nuestra negligencia espiritual. Como decía un amigo, “pobre del Diablo, otra vez lleva la culpa”.

3- “La ley del Poder”; es verdad que muchas veces no logramos dominar nuestras conductas. Pablo decía en Romanos 7: “De hecho, no hago lo bien que quiero, sino el mal que no quiero o lo que aborrezco…”. Lo que Pablo ha descubierto ha sido su incapacidad de dominar sus impulsos carnales, pero que la victoria estaba en ponerse en total dependencia de Dios. Está en mí Poder, reconocer mis debilidades, confesar mis pecados, poder para alejarme del mal y reconciliarme con Dios. Poder para permitir que los frutos del Espíritu si manifesté en mi vida.

4- “La ley del Respeto”; si queremos ser respetados debemos respetar los límites de otros. “Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. (Mateo 7:12).

5- “La ley de la Motivación”; Cuando nuestra motivación en hacer alguna cosa es el temor o la busca de aprobación o aceptación, esto puede llevarnos a salir de los límites y traer consecuencias dañinas en nuestra vida. Muchos expresan su amor en forma de penitencia, buscando aceptación o por miedo del rechazo. Aún en la vida espiritual, muchos son llevados a actitudes extremas, motivados por un deseo egocéntrico. No hemos sido llamado hacia la penitencia y si hacia la gracia libertadora.

6- “La ley de La Evaluación”; está consciente de mis límites es fundamental para una vida sana. Muchas veces para evitar un conflicto, acabamos acumulando cupones emocionales que tendrán sus Consecuencias en nuestra salud física, emocional y Espiritual. Por lo tanto debemos evaluar siempre nuestras capacidades y límites. Esto nos llevara a ser sinceros y transparentes en la hora de poner límites personales y límites a otras personas.

7- “La ley de La Proactividad”; En vez de quedarnos lamentando o quedarnos en un estado de auto compasión, debemos seguir hacia al plano de Dios para nuestras vidas. Como decía el apóstol Pablo: “dejando las cosas que para tras quedan, prosigo para meta…” La Proactividad llevamos a vencer los límites de la inercia.

8- “La ley de  La Envidia”; La envidia llevamos a querer tener lo que el otro tiene, lo que has con que avancemos nuestros límites para poder lograr llegar donde el otro está. Este ha sido el pecado del Edén, el deseo de ser igual a Dios. Lo que llevó el hombre a perder su comunión con Dios. La envidia es un pecado que puede llevarnos hacia la destrucción.

9- “La ley de La Actividad”; el contrario de la actividad es la pasividad. Dios espera que seamos emprendedores, que seamos activos dentro de una sociedad pasiva y acomodada. El nos ha dado talentos y espera que podamos multiplica los.

10- “La ley de La Exposición”; No debemos esconder nuestros límites de nuestras relaciones. Cuando uno traga su dolor cuando alguien ha pasado sus límites o fronteras, esto podrá tornarse una herida incurable en cualquiera relación. Cuanto más transparentes y claros son nuestros límites en nuestras relaciones, más saludables y sanos será. Hay que exponer sus límites para que otros sepan y te respete.

Mi querido lector, los límites son parte de la vida, es un principio Divino, si rompemos las barreras de nuestras fronteras o límites, sufriremos las CONSECUENCIAS. Así cómo sí rompemos los límites establecidos por Dios, sufriremos las CONSECUENCIAS espirituales.

 

Odenir Figueiredo Jr.

Capellán y Coach

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s