COACH DEL DÍA: LA SANIDAD DEFINITIVA.

CURA ETERNA

En mi experiencia como capellán hospitalario y consejero, tuve que aprender usar todos los recursos que Dios  me ha dado. En el principio, en mi inocencia pastoral, pensaba que podría con la Biblia, la oración y una disciplina devocional, solucionar todos los problemas de las personas en crisis. En mi clínica de consejería, recibo personas de diferentes denominaciones y posiciones teológicas, donde escucho un clamor de personas frustradas, ansiosas y decepcionadas con el poder de Dios.

Ellas oraban desesperadamente y no lograban una respuesta o solución para sus problemas. Usaban todos los recursos espirituales y disciplina de la fe, pero sin un resultado visible. Todos buscaban seguir la orientación de sus pastores y líderes, que en su consejería, resumía o subestimaba sus problemas complejos, por medio de una receta o varita mágica, recetando una “aspirina espiritual”, un versículo mágico, una oración de poder con una porción mágica y así daban como encerrada la consejería.

Respuestas como: “Dios conoce su problema”, “tenga paciencia”, “necesitas confesar sus pecados “, “Dios proveerá”,  Él es un Dios que Sana toda dolencia y hace milagros”, “Es la voluntad de Dios”, “Este sufrimiento es un castigo de Dios”, “Este sufrimiento es para bendición”, “para recibir el milagro es necesario  tomar posesión y tener fe” y tantas  otras palabras mágicas, como si Dios fuera un placebo o un Dios instantáneo. Aún a aquellos que recetan los aceites mágicos, los vasos, almohadas ungidos y sobretodo la penitencia de una ofrenda generosa para recibir la sanidad y prosperidad.

Es la pastoral que hace de la Palabra de Dios una porción mágica, que soluciona todos los problemas. Usan la pastoral como una vareta mágica, criando culpas, falsas esperanzas u expectativas.

Quiero dejar bien claro, que creo en el Dios Todo Poderoso, Omnisciente, Omnipotente, Omnipresente y sobretodo un Dios SOBERANO. Creo que la Biblia es la PALABRA DE DIOS.  Creo en el PODER DE LA ORACIÓN, creo que Dios tiene poder para SANAR Y PROVEER TODAS NUESTRAS NECESIDADES.

Lo que no creo es en la manipulación de la voluntad de Dios, de su palabra y da oración. No creo en una TEOLOGICA MÁGICA.

Como capellán, trabajando en el valle del dolor de un hospital, he visto mucha gente ser sanada de enfermedades incurables, he visto muchos milagros de Dios en mi vida y en la vida d otros. He orado por personas que pedían para interceder para que pudiera ser sanadas y fueron sanadas. No tengo ninguna duda del PODER DE DIOS.

Pero en el otro lado de la moneda,  he visto muchas personas que desesperadamente buscaban la cura de su enfermedad o de un ser querido, un hijo o familiar. He visto estas personas buscando con mucho fervor y fe la presencia de Dios. Sus vidas eran ejemplares como hijos de Dios, muchos podría decir eran fieles en todo delante de Dios, pero la cura no llego, la enfermedad ha llevado hacia la muerte, sentirán el dolor física, emocional y espiritual, sufrieron la pérdida de un ser querido.

Muchos estaban ilusionados con las promesas de sus hermanos y pastores que declararan la cura en nombre de Jesús. Acuerdo me de un capellán, que afirmo a la madre de una creatura que estaba gravemente enferma, que recibió una revelación de Dios de que aquella criatura seria curada para Gloria de Dios y sería un siervo de Dios.  En aquella noche la criatura vino a morir.  La madre preguntaba: ¿Dónde está Dios? ¿Lo que ha pasado con la revelación del capellán?

He visto dos tipos de reacción delante del dolor, una son aquellos que desesperadamente buscan toda disciplina espiritual para lograr la Cura. Repiten, declaran la cura desesperadamente hasta el último momento. Son personas que sufren emocionalmente y terminan frustradas y desilusionadas con Dios. Todo esto pasa por causa de una teología enferma. Otro grupo son aquellos que niegan la realidad, reprimen sus sentimientos más íntimos y siéntese incomodos en admitir el fracaso, porque para ellos , un creyente no puede sentirse angustiado, desilusionados, decepcionado, ansioso, en fin no tiene el derecho de expresar sus verdadero sentimientos. En vez de confrontar sus problemas, buscan maquillar estos usando de una lenguaje espiritual o teológica, así como un comportamiento ilusorio de satisfacción o contentamiento.  Cuando reprimimos nuestros reales sentimientos, el tiempo pasará la factura. Son como bombas del tiempo, la represión de sus sentimientos, la culpa falsa acumulada y muchas veces alimentada por sus pastores  en sus sermones o personalmente con expresiones como: “Si Dios no te ha sanado es por causa de un pecado oculto en su vida o falta de fe”, provocando más sentimiento de fracaso espiritual.

Mi querido lector,  el sufrimiento, el dolor, la enfermedad y la muerte, hacen parte de la vida desde la caída del hombre. Vivimos en un mundo imperfecto. Dios no es un Dios, que elige a su suerte, unos para sufrir y otros no. Nuestro Dios nunca va provocar una enfermedad para llevarnos a tener una experiencia. Dios no ha elegido usted, sus padres, hijos o hermanos para tener un cáncer, sufrir un accidente, nascer con una parálisis cerebral, quedar tetrapléjico o cualquier otra enfermedad. Creo que sí, Dios puede transformar sus limitaciones  y sufrimientos en fortalezas y bendiciones para su vida y de otros. El sufrimiento hizo parte de la vida de hombres que servían con lealtad a Dios. Job es la prueba de que el sufrimiento nos es consecuencia del pecado, Pablo sufrió de una enfermedad por toda su vida, aún que ha pedido para ser sanado, la respuesta del Señor ha sido: “Mi gracia es suficiente”. Pedro ha sido crucificado de punta cabeza, los creyentes primitivos durante el imperio romano, fueron quemados vivos en pleno estadio, aún hoy muchos de nuestros hermanos son torturados por seguir a Cristo. Cristo sufrió en el Getsemaní y fue crucificado.

Algunas veces me pregunto si tenemos el derecho de pedir más bendiciones, cuando tantos sufren inocentemente. Estoy seguro que Dios puede sanar, pero esto es un acto de su gracia y misericordia.

LA SANIDAD FINAL Y DEFINITIVA, vamos tener en .la ETERNIDAD.

« ¡Aquí, entre los seres *humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios. Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir.»(Apocalipsis 21: 3,4)

 

 Odenir Figueiredo Jr.

Capellán y Coach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s