COACH DEL DÍA: “HUESOS SECOS”

OSSOS SECOS

 

  “Ellos andan diciendo: “Nuestros huesos se han secado. Ya no tenemos esperanza. ¡Estamos perdidos!”(Ezequiel: 37:11”

 Esta visión de Ezequiel en el valle de los Huesos Secos, presenta un retrato de una nación que había perdido su fuente de vida. Decía Ezequiel;  “eran muchos…y en el versículo 11, describe la confusión de aquel pueblo: “Nuestros huesos se han secado. Ya no tenemos esperanza. ¡Estamos perdidos!”

 Que palabras fuertes, cargadas de desaliento, desanimo y un sentimiento de vacío. En uno de nuestros blogs hemos hablado del tema “¿Y ahora Qué?”, hemos dejado claro que la falta de esperanza es desesperante. ¿Cuántos de nosotros hemos muchas veces tenido este sentimiento  de esta como “huesos secos”, sin esperanza? ¿Qué será que está secando nuestros huesos?

Los huesos son la parte del cuerpo de un ser vivo, que más tiempo lleva para descomponerse,   pueden durar millares de anos, allí están ellos. En los túmulos ahí están. Mi acuerdo la última vez que he vistos lo que quedo del cuerpo de mi padre, nada mas era que pedazos de huesos guardados en una bolsa de plástico. El interesante que a pesar de ser huesos secos, todavía allí esta nuestro DNA, caso necesite de reconocimiento.

El más triste no son lo que resto de los huesos de mi padre en una bolsa, y si los “huesos secos”, representado por vidas que perdieran la esperanza. Vidas que están secando a cada día, por los efectos de un “espíritu abatido”, o sea un corazón triste, lleno de amargura, resentido y lleno de odio.

Vidas que perdieran su conexión con el Criador, con el autor de la Vida, la fuente capaz de llenar nuestros huesos secos con Vida, de sacarnos del caos, del vacío existencial y realizar una metamorfosee de la vida, haciendo de cada uno de nosotros, una Nueva Criatura por medio de Jesucristo, el donador de la verdadera vida. Vida en abundancia, vida Eterna y vida continúa de esperanza.

Mi querido lector/a, no importa la sequedad de su vida en este tiempo, no importa el  Valle de Huesos secos que esté atravesando, permita ahora que la Gracia de Cristo, renueve sus huesos secos de esperanza y fe. En Jesús encontraras la alegría de vivir.

 “Mientras guardé silencio,¿ mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día” (Salmos 32:3)

 “Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos.”(Proverbios: 17:22)

 “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.”(Mateo 11:28)

  Un abrazo,

Odenir Figueiredo Jr.

Capellán y Coach

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s