COACH DEL DIA: ¡HOY HAY PARTIDO ESTOY ANSIOSO!

copa do mundo

Hacia un tiempo escuche que un pastor en su mensaje enseñaba que “Ansiedad es un Pecado”, la manera como la persona me describía la total resistencia del mismo a aquellos que contestaban que ansiedad era apenas un “sentimiento”, quede a pensar que aquello pastor estaba muy ansioso en afirmar que ansiedad era un pecado. En verdad no quiero hacer juicio del pastor, a final no sé en qué contexto y cuál era su interpretación teológica de la ansiedad.
La ansiedad es, en muchas circunstancias, una respuesta normal que se produce cuando una persona percibe una posible amenaza. Su función es protegernos de dicha amenaza, haciendo que evitemos la situación, salgamos corriendo o luchemos.
Hay una ansiedad natural y positiva y hay otra patológica que va a producir los “Trastornos de Ansiedad”. Dicen que la manera con que pensamos o encaramos una cierta situación es lo que va determinar el nivel de nuestras ansiedades.
En la Biblia encontramos una serie de versículos que nos incentiva ha direccionar estos pensamientos que producen ansiedad, para las manos de aquel que es nuestro cuidador y soberano sobre todas las cosas. Ponga delante de Dios sus ansiedades y permita que su paz que sobrepasa todo entendimiento, repose sobre su vida.
Cuando Jesús dijo: “Mateo 6: 25)= Por tanto os digo: nos afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber, ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?”
34) Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.
Filipenses 4: 6)= Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
(7) Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
(1 Pedro 5: 6)= Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; (7) echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
En todos estos versículos no encontramos la ansiedad como un pecado, pero si como parte de la naturaleza humana y que podemos trabajar direccionando estas “ansiedades que nos esclavizan y enferma”, para las manos de Dios.
No quedes atormentado por su ansiedad natural, esta es parte de su respuesta a eventos donde no tenéis ninguno control.
En este exacto momento estoy ansioso, las 15 horas Brasil juega con Camarones, no tengo controle sobre este partido, confió en mi selección, pero no puede controlar esta ansiedad. Tendré que convivir con ella hasta el final del partido. Este tipo de ansiedad, así como cuando salimos hacia un lugar desconocido o esperamos por un resultado de un examen o mismo a un hijo en una sala de cirugía, son normales, lo que no podemos permitir es que los mismos paralice nuestras vidas.
La ansiedad es natural, cuando estamos hinchando por nuestro equipo de futbol, si transforma en pura adrenalina, cuando estamos delante de un desafío, si transforma en alerta, atención y motivación para supéralos. Hay una ansiedad espiritual, la que nos invita a cada día confiar en Dios y hacer su voluntad. Es una ansiedad que si transforma en un deseo ardiente de esta en armonía con Dios.
No tenga miedo de la Ansiedad, no la permita controlar y paralizar su vida, pero la transforme en pura adrenalina para dar lo mejor de ti y ejercer su fe.

Odenir Figueiredo Jr.
Capellán y Coach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s