COACH DEL DIA: EXPECTATIVAS QUE PARALIZAN

expectativas

Segundo el diccionario: Una expectativa es lo que se considera lo más probable que suceda. Una expectativa, que es una suposición centrada en el futuro, puede o no ser realista.
Existen expectativas realistas y falsas, muchas veces criamos, imaginamos situaciones, soñamos o esperamos que circunstancias y personas responda o llene nuestras expectativas. Cuanto mayor es una expectativa, más grande podrá ser la FRUSTRACIÓN.
Podría decir que hay expectativa sana y enfermiza. Nuestras expectativas son sanas, cuando son parte de una actitud de fe y confianza en Dios. Son sanas cuando son realistas y son parte de un proyecto de vida, donde sabemos dónde estamos y donde queremos llegar. Son sanas, cuando no depende de la suerte, o mismo de circunstancias y personas que están fuera de nuestro control.
Una expectativa es enfermiza, cuando esperamos que otros respondan a nuestras demandas y deseos. Cuando viajamos en nuestros sueños e ilusiones no realistas. Cuando el “SI…”, pasa esto, si gano en la lotería, si encuentro una persona generosa, si recibo una recompensa de algo que todavía no he hecho nada para merecer. Mi papa me decía: “No cuente con el huevo, antes de la gallina poner”. Muchos están enfrentando crisis financieras, justo por alimentar expectativas falsas en relación a negocios prometidos pero no concretados. Son aquellos que gastan por adelantado, con una expectativa falsa de que tendrán grandes ganancias.
Una expectativa falsa puede PARALIZAR nuestras acciones. Muchos quedan atrapados en sus expectativas, no si mueven, dejan de ser objetivos, asertivos y proactivos, porque todo que desean realizar depende de otros o circunstancias. No si mueven apenas esperan.
Estas expectativas enfermizas crían heridas, frustraciones, estrés, depresión, relacionamientos rotos y muchos si enferman con úlceras, en jaquecas y algunos llegan a la Crisis de Pánico. El ciclo de expectativa enfermiza, empieza cuando criamos una alta expectativa, sea de nosotros, sea de cómo otros deben responder, como debería ser las circunstancias o hasta mismo como Dios debería responder a nuestros deseos, cuando muchas veces nuestras vidas y comportamiento están en total falta de sintonía con Dios. No si puede Manipular Dios con deseos egocéntricos.
Cuando mayor es la Expectativa, mayor será la demanda, empezamos a demandar de otros. Cuanto mayor sea la Demanda, más grande será la frustración, cuando estas demandas no son atendidas. Cuanto mayor la frustración, será más grande nuestra irritación y en consecuencias empezamos a atacar, agredir y ofender aquellos que no responde como queremos a nuestras demandas y expectativas falsas. Esto hace que las personas acaban si alejando de nosotros y ahí empezamos nos sentir abandonados y entramos en depresión, lo que acaba paralizando toda nuestra vida.
Mi querido lector, en primero hay que bajar nuestras expectativas en relación a todo aquello que no tenemos el control. Segundo continué con sus sueños y expectativas, escriba sus metas concretas y realizables para alcanzar lo que desea. Tercero que sus metas sean a corto, mediano y largo plazo. Cuarto, vea dónde estás ahora en su proyecto y que pasos puede dar hoy para llegar más cerca de su sueño o meta. Quinto viva un día a la vez, confiando en su capacidad de lograr sus sueños, mantenga su fe y esperanza.
Pero por encima de todo entregue su expectativa, su proyecto, su sueño y sus metas para Dios, viva cada día en su dependencia y experimente su gracia en su vida. Dios es un Dios del los imposibles, del sobrenatural y que tiene un proyecto de vida para vos.
Busque su Reino y permita que El pueda añadir a cada día su gracia y su favor sobre su vida. Descanse confiado en El. Trabaje, siembra y cosechará a su tiempo.

“Echa tu pan sobre las aguas; después de muchos días lo encontrarás.”(Eclesiastés 11:1)
“Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. (Mateo 6:33)
“No nos cansemos, pues, de hacer el bien; porque a su tiempo cosecharemos, si no nos desanimamos” (Gálatas 6:10).

Odenir Figueiredo Jr.
Capellán y Coach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s