COACH DEL DÍA: ABUSOS

ABUSO

Abusar es pasar o invadir los límites del otro, hay abusos físicos, emocionales, espirituales, así como hay abusos ecológicos, políticos, económicos y del marketing mediático.

De una forma o de otra los abusos son muy sutiles, en la mayoría de las veces pasan desapercibidos de los que son abusados. Podemos decir que el ABUSO  es un instrumento de tortura y presión que en muchos casos dejan los abusados en sus prisiones o encadenados en sus sentimientos de miedo y culpa.  El abuso cría heridas crónicas y con tiempo lleva al abusado a una serie de comportamientos disfuncionales. Muchos pueden llegar a colapsar y llegar a un suicidio, otros desarrollan  enfermedades psiquiátricas,  así como enfermedades físicas, debido al estrés crónico,  tiene su sistema inmunológico bajo,  quedando vulnerable a todo tipo de enfermedad.

Otro elemento llamativo es el circulo vicioso y enfermizo, en el cual el ABUSADO si transforma en un ABUSADOR,  su convivencia con el abuso,  es asimilada de tal forma que pasa ser un comportamiento aprendido.  Romper esta cadena es el  grande desafío para los mismos y para los profesionales de ayuda.

El Abuso físico es el más visible y algunas veces detectados en los centro  de emergencias o por amigos o familiares. El más triste es que el ABUSO en la mayoría de los casos es hecho por abusadores dentro del propio sistema familiar. En muchos casos el abuso es un secreto familiar, o sea los miembros mantiene un pacto de silencio, principalmente cuando hay una amenaza al desequilibrio del sistema.  Otros mantienen el secreto, incluso la victima por el miedo de perder el status  o que el mismo resulte en puniciones que puedan implicar en la prisión o pérdida de trabajo y consecuentemente un problema financiero  en el sistema.

Estos son los elementos de chantaje que sabotea el proceso de liberación de la cadena de abuso. El temor o miedo del castigo, de las amenazas, incluso la culpa falsa producida en los que son abusados, además de un patrón de “normalidad”, aprendido por una generación de abusos.

El abusador logra matar la autoestima del abusado/a, de tal forma que el mismo desarrolla un sentimiento de despreso hacia su propia persona, sentido se sucia, culpable y merecedora del castigo.

Es importante saber que el abusador es un experto en manipulación, chantaje y amenazas, así como logra pasar una imagen “hipócrita” en su comportamiento exterior, usa una máscara convincente de “bueno muchacho”, son verdaderos “Santo de palo hueco”, son expertos en lo marketing  personal. Logran vender una imagen atractiva.

Lo que más me asusta son los ABUSADORES ESPIRITUALES, lo lobos vestidos de ovejas,  son manipuladores de consciencias, usan sus plataformas para implantar una religiosidad enferma y toxica en su comunidad eclesial.  Son vendedores de ilusión, manipulan la PALABRA DE DIOS, para esclavizar su iglesia,  sus sermones buscan chantajear sentimientos  y producir falsas culpas, con el objetivo  de sacar provecho de su comunidad.

HOY ES DIA DE SU LIBERTACION,  es hora de confrontar la verdad, para esto debo saber que soy especial, un hijo amado por Dios, que ha dado su  único hijo para morir en la Cruz por mi vida, su principal objetivo era mi LIBERTACION DE LA ESCRAVITUD Y REDENCION PARA UNA NUEVA VIDA.

Dijo Jesús: “Y CONOCERÁS LA VERDAD Y LA VERDAD TE LIBERTARÁ…MI PALABRA ES LA VERDAD.”

Remueva la piedra, abra su herida,  ponga delante del Señor,  por sus heridas hemos sido sanados. Determine por fe salir del Egipto (abuso que esclaviza), y atravesé el  Jordán, porque del otro lado hay una tierra prometida para vos, no tenga miedo de los gigantes que te amenazan, pero crea que lo que está con vos el Poderoso para le dar la VICTÓRIA.

Odenir Figueiredo Jr.

Capellán y Coach

COACH DEL DIA: DESÁNIMO

desanimo

Desánimo es un estado anímico, afectivo y emocional, fruto de una serie de frustraciones, limitaciones, mensajes negativas, cuando parece que todo que hacemos ha sido en vano. Mientras escribo esta líneas este es mi estado, lo que intento hacer al escribir es re significar el mismo, o sea transformar este sentimiento en algo que pueda agregar valores hacia a mí y a otros.
Es un tiempo de hacer preguntas de reflexión y preguntarme; ¿Por qué siento lo que siento? ¿Qué hacer con estos sentimientos?¿ Permitir que el mismo mi paralice, domine o controle mi agenda de hoy? ¿Dejo que el mismo mi lleve a una auto- conmiseración y defina mi humor en el día de hoy?
Mirando dentro de mí, descubro que este es un sentimiento de impotencia delante de circunstancias que no tengo controle. Yo no puedo controlar personas o circunstancia, pero si puede decidir cómo reaccionar o responder a estos sentimientos. Dios me ha dado el derecho de escoger, me ha dado una inteligencia racional, emocional y espiritual, que son recursos que puedo usar para superar este estado emocional.
No puedo negar o esconder este sentimiento, por el contrario debo expresar y está consciente del mismo, nadie puede tratar de una enfermedad si no está consciente de la misma. La grande trampa de algunos, es “hacer de cuenta que no pasa nada”, uno pregunta ¿cómo estás? La respuesta es “bien…”, muchas veces usamos palabras positivas, que en verdad es un auto-engaño. Si somos creyentes, usamos algunos versículos o promesas bíblicas para anestesiar la herida que continua allá, sin ser tratada.
La bíblica dice: “Si arrepentimiento no hay remisión de pecados”, parafraseando si no estoy consciente de mi dolor, no podré ser sanado”. Hace pocas semanas en las conferencias ¿Quién Cuida de Mí? El pastor Walter Altare, usando el episodio de la resurrección de Lázaro, decía que cuando Jesús llegó, cuatro días después, dice para Marta, hay que remover la piedra del túmulo, lo que Marta contestó, Señor ya está hediendo.
Remover la Piedra es fundamental para la sanidad, o sea muchas veces queremos poner “curitas” sobre nuestras heridas físicas, emocionales y espirituales. Hay que abrir la herida, sacar el pus, limpiar bien para después poner el curativo para evitar las impurezas. No podemos curar una enfermedad apenas tomando medicamentos para fiebre, esta es un síntoma de que hay una infección y para esto necesitamos del antibiótico. Si no removemos la piedra, no veremos la resurrección, el milagro y la restauración de Dios.
Ahora al reflexionar sobre mis sentimientos de desanimo, he aprendido que estoy frustrado y me siento impotente, admitir esto me ayuda a buscar una re significación de este estado, aprendo a aceitar mis limitaciones y permitir que Dios sea Dios, y yo solamente una criatura dependiente de Ele, aprendo a vivir en la gracia, un día por vez. Aprendo a caminar por fe, o sea confiando en su soberanía sobre mi vida. Decido atravesar el mar rojo de mi vida, este paso es parte de mi decisión, que implica en una obediencia de fe y no una alternativa humana.
En mí sentimiento de Desanimo empecé a escribí este Coach del Día, permitir que Dios transformase mi desanimo en una experiencia de gozo, que es la satisfacción y alegría después de muchos días reiniciar mi Coach del día. Estoy feliz por mí y por poder compartir con vos estas palabras.

Odenir Figueiredo Jr.
Coach y Capellán