COACH DEL DIA: MISERICORDIA

misericordia

“6 Porque misericordia quiero y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos.(Oseas 6:6)

Bienaventurados los misericordiosos, porque alcanzarán misericordia (Mateos 5:7)”

 

Misericordia, es más que un sentimiento de simpatía, es una práctica.  La misericordia es también un sentimiento de compasión por los que sufren, que impulsa a ayudarles o aliviarles; Su etimología, del latín misere (miseria, necesidad), cor, cordis (corazón) e ia (hacia los demás); la identifica con tener un corazón solidario con aquellos que tienen necesidad.

En un mundo tan egocéntrico, pautado por lo “Yo primero”, el sentimiento solidario cada vez es condicional, o sea, es llevado por una motivación con intereses ocultos. La insensibilidad ha tomado cuenta de nuestra sociedad, incluso la cristiana, donde se vive un Cristianismo “espiritualizado”,  donde uno entra en su éxtasis religioso, quedando totalmente alienado de las necesidades en su derredor.

Es más fácil pagar nuestra “penitencias espirituales”, do que poner en práctica el amor misericordioso  hacia nuestro próximo.  O sea es más fácil ir la iglesia, “adorar”, entrar en un activismo religioso, poner una máscara de espiritualidad, do que salir de su rutina religiosa para atender al que esta caído en el camino.

La Parábola del Buen Samaritano ilustra muy bien nuestra hipocresía religiosa en contraste con la “Misericordia”, ejercida por el Samaritano. Nuestros ilustres religiosos, “pasaran de largo”, estaban tan ocupados con su activismo  religioso, que no tenían ojos o sentimientos para la “misericordia”.

La religiosidad enferma, puede llevar hacia una fanatismo extremo,  donde en vez de amor y misericordia, exista  el odio  y el deseo de hace justicia en lugar de Dios. Dios no necesita de abogados o defensores.  Una vida espiritual sin misericordia,  lleva muchos a querer se jueces y querer hacer justicia en lugar de Dios. Podemos ver esta actitud en los extremistas religiosos de nuestro tiempo,  muchos de estos extremistas están matando en nombre de “Dios”, son capaces de sacrificar sus propias vidas en una religiosidad tóxica.

“Misericordia quiero y no sacrificios”,  este es el grande mandamiento “Amar a Dios…y al prójimo como a ti mismo”.  Es lo que Santiago decía: “la religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es esta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo” (Santiago 1:27).

Mi querido lector le invito a la práctica de la misericordia en su comunidad, en sus relacionamientos y principalmente en su culto verdadero.  Esta misericordia es movida por una compasión por los que está sufriendo, seguida de un cuidado o la acción de ayuda o aliviar la miseria o la necesidad de su prójimo.

14 Amados hermanos, ¿de qué le sirve a uno decir que tiene fe si no lo demuestra con sus acciones? ¿Puede esa clase de fe salvar a alguien?

Supónganse que ven a un hermano o una hermana que no tiene qué comer ni con qué vestirse 16 y uno de ustedes le dice: «Adiós, que tengas un buen día; abrígate mucho y aliméntate bien», pero no le da ni alimento ni ropa. ¿Para qué le sirve?

17 Como pueden ver, la fe por sí sola no es suficiente. A menos que produzca buenas acciones, está muerta y es inútil.(Santiago 2: 14-17).”

 

Odenir Figueiredo Jr.

Capellán y Coach

Un pensamiento en “COACH DEL DIA: MISERICORDIA

  1. Pingback: COACH DEL DIA: MISERICORDIA | coachdeldiaofj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s