INTEGRIDAD

En un mundo movido por la corrupción, donde los valores están invertidos, donde tener convicciones y valores inmutables, puede ser visto como intolerancia. Donde el relativismo moral es considerado como derecho individual.

Ser justo, integro  y honesto, puede ir contra los intereses de muchos. La ley de la mayoría es: ¿Cómo puedo sacar ventaja de mi posición?, o  ¿Lo que voy a ganar por ser honesto?

Muchos hablan de la corrupción del gobierno, pero en su día a día, contribuye para este proceso, cuando dan propina al guardia  para no pagar el valor real de la multa, o al funcionario público para agilizar su proceso, maquillan sus impuestos, evitan pagar impuesto dando boletas frías.

No somos honestos e íntegros con nosotros mismo, cuando no decimos la verdad o cuando escondemos o omitimos informaciones a nuestros familiares e amigos.

En la Biblia encontramos dos modelos de integridad, un ha sido Daniel, que por su integridad en relación a Dios, decidió no prostituirse delante del Rey.  Su fidelidad le llevo a la cueva de los leones, pero le ha dado la oportunidad de testificar su Dios por toda Babilonia.

José en su integridad, cuando ha sido tentado por la mujer de Potifar, mantuvo sus valores morales, lo que costo ir para prisión, pero tuvo la oportunidad de glorificar a Dios, cuando paso a ser el segundo hombre más importante del Egipto, siendo un extranjero.

“Sea, pues, vuestra palabra: Sí, sí; no, no; pues lo que se añade de más, procede del maligno” (Mateo 5:37).

Odenir Figueiredo Jr.

Capellán y Coach

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s