Coach del Día : Donde deseas estar en 2018?

Feliz :2018

Saber donde quiero llegar antes de salir hacia mi destino, me ayuda en mi preparo de cómo llegar, así como planificar las etapas del viaje. Hoy con la tecnología podemos tener un GPS en el celular o en la tableta (IPAD), pero necesito aprender manéjalo bien, caso contario estaré dando vueltas (rehaciendo la ruta).

Cuántos de nosotros pasamos más tiempo dando vueltas en el desierto, a la vez de quedar enfocado en el destino final. Si no sabemos dónde ir, no llegaremos a lugar ninguno. Pero el grande problema es que no sabemos lo que queremos. Muchos por dar tantas vueltas en el desierto de la vida, quedaran cansados y desmotivados. Entramos en una ZONA DE CONFORTO, o mejor dejamos la vida nos llevar. Otras veces las circunstancias de la vida, los accidentes y trabas nos han paralizado.

No importa donde estés hoy, siempre vamos tener la oportunidad de reiniciar o empezar de nuevo. Jesús dijo a un hombre llamado Nicodemo: “Es necesario nacer de nuevo para entrar no Reino”. El apóstol Pablo dijo: “quién está en Cristo Nueva Creatura es, las cosas antiguas son pasadas, es que ahora todo se hizo nuevo”. En otra ocasión dijo: “Dejando las cosas que para tras quedan, seguimos adelante a la meta…”.


Estos versículos muéstranos principios fundamentales para un Cambio:
Uno de ellos es que no puedo quedar donde estoy y como estoy, si deseo lograr un objetivo. Otro es que necesito DEJAR, para atrás lo que me está muchas veces trabando. Hay que salir de la zona de conforto. Hay que dejar para tras nuestros patrones, muchas veces tradiciones, costumbres y todo que impide nuestro crecimiento. Muchas veces estamos atrapados por sentimiento de odio, ira, resentimientos, auto conmiseración, culpas y frustraciones, que llévanos hacia una depresión y muchas veces hacia una síndrome de Pánico, que paralízanos.

Dios le ha llamado para Reinar en Vida, le ha llamado para una Vida abundante, le ha llamado para Dominar y no ser dominado por el mundo. Dios tiene un proyecto de vida para cada uno de nosotros y espera que usemos todo el POTENCIAL que El nos ha dado.

¿Qué estás haciendo con los TALENTOS que El Señor le ha dado? No lleve para el cementerio sus sueños y metas. No permitas que NADIE Y NADA, determine su Acción y Reacción, ponga su ENFOQUE EN CRISTO, autor y consumador de nuestra fe.

Mi querido, MARCHE en dirección de la TIERRA PROMETIDA, que Dios ha preparado para vos. Hay que dar el primer paso por fe, confiando en que Dios es lo que va abrir el CAMINO PARA LLEGAR DONDE QUIERES.

Determine donde quieres llegar( su visión), planifique sus metas ( etapas parar llegar a su meta), esté dispuesto/a a pagar el precio ( haga su presupuesto integral), esté motivado en lograr lo mejor que Dios tiene preparado para vos y empiece AHORA A CAMINAR EN DIRECCION DE SU SUEÑO.

Feliz 2018 con las bendiciones De Dios.

Odenir Figueiredo Jr.
Capellán y Coach

Coaching del Día: Enfocado en la meta.

“olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante,” (Filipenses 3:13b)

Al  iniciar un nuevo año tenemos la oportunidad de virar la página y hacer cuentas nuevas. El apóstol Pablo en su texto siente la necesidad de “olvidar” lo que ha quedado atrás,  y enfocarse en lo que está “Delante”.

En la vida es importante que sepamos que debemos vivir un día a la vez,  no podemos cambiar el pasado, así como no podemos determinar el futuro, pero si podemos  determinar los pasos que queremos dar hoy para lograr o llegar más cerca de nuestra metas para el futuro.  En una planificación o plano estratégico es fundamental delinear una “Time Line”,  un calendario con planos tácticos que ayúdanos  a cada día lograr llegar hacia nuestra meta.

Pero hay dos grande barreras u obstáculos que  impiden que alcancemos lo que esta adelante. Primero es cuando estamos distraídos en mirar hacia atrás o quedamos añorando “las cebollas del Egipto”,  lo que significa la tendencias de vivir en la “zona de conforto”,  el cambio provoca mucha resistencia.  El “Egipto” también significa volver la esclavitud. Hay muchos como el pueblo de Israel, que si acostumbraran a vivir sobre el dominio del enemigo.  Muchos están paralizados por pecados no confesados, por resentimientos, odios, rencor  y heridas del pasado que los impiden de vivir plenamente y con y gozo el presente. Estas mochilas del pasado son tan pesadas, que uno no logra caminar hacia adelante.

Otro aspecto que vemos como ejemplo en la historia del pueblo de Dios,  que hizo con que la grande mayoría no pudiera entrar en la tierra prometida, ha sido el “ Miedo”,  este es un gigante del alma que paraliza el ser humano.  El miedo de fracasar, el miedo de ser humillado, el miedo de perder el control, todo esto llévanos a un negativismo,  donde criamos escusas para no seguir adelante o tomar decisiones que podrán cambiar nuestras vidas. Cuando empezamos a ver enemigos, gigantes y barreras que nos hace andar para atrás o quedar dando vueltas en el desierto de la vida.

Mi querido lector,  tenemos un Dios mayor que los gigantes, es hora de enfocarnos en nuestra confianza en un Dios Soberano y todo poderoso.  Un Dios que clama: “Que Marche”, no confiando en sus propias fuerzas, pero si, un pueblo que “Sigue Adelante”, en obediencia y confianza en Dios.

Deje sus Fantasmas para atrás,  Dios tiene una “Tierra Prometida” para vos.  Entregue sus mochilas, heridas del pasado para El.  Cristo ha venido para llevar todas nuestras cargas, por lo tanto, olvida lo que queda atrás y esforzarte en alcanzar el Proyecto que Dios tiene para su vida que está ADELANTE.  Que 2018 sea su oportunidad de salir de su “EGIPTO”  y recibir todas las bendiciones que el Padre ha preparado para vos.

Odenir Figueiredo  Junior

Capellán y Coach

CUIDÁNDOME PARA CUIDAR MEJOR Y POR MÁS TIEMPO.

Como cuidador por más de 40 años, principalmente como un capellán hospitalario, que es sobre todo UN CUIDADOR DE ALMA, en este Vale de Sufrimiento y Dolor, pude escuchar historias de muchos cuidadores, sean ellos médicos, enfermeras, psicólogos, consejeros, el familiar de un paciente, el padre cuidador, la madre cuidadora, el hijo/a cuidadora, pastores cuidadores y vos que estas cuidando alguien ahora.
Estoy seguro que muchos que estarán leyendo este Blog, están viviendo un momento estresante en que tiene que cuidar de alguien, principalmente cuando este es un hijo/a, una madre, un padre, el marido o la esposa.
Este momento viene acompañado de mucha ansiedad, temor, angustia, fatiga y algunas veces sentimientos de culpa, si llevar en cuenta los elementos estresantes relacionados con la parte financiera. Muchos tuvieron o tiene que dejar el trabajo para cuidar, lo que incrementa el estrés financiero, los conflictos que esto implica en las relaciones familiares y todas implicaciones en mi vida social y incluso en mi vida en la iglesia.
Cuándo pensamos en ¿Quién Cuida de mí? Uno de los sentimientos que muchas veces siento como ministro es la soledad, la falta de alguien, que no sea de mi familia, que no sea de mi Iglesia, que no sea mi paciente y que no sea mi compañero de trabajo. Alguien en quién pueda confiar, compartir mis dolores, mis debilidades, donde pueda ser yo mismo, en la dimensión de total transparencia, sin que tenga que preocuparme con mis apariencias, sin miedo de ser juzgado, alguien que incondicionalmente me escuche, que no me estará juzgando, ni demandando o sermoneando, lo que digo o hago.
Cuando pienso en el concepto del Cuidado y su aplicación en mi vida, o sea ¿Lo que significa Cuidar de mí? El primer concepto que tengo es el de la “MAYORDOMÍA”, que en otras palabras significa la arte de “Aprender administrar o Gestionar mi propia Vida”.
La Mayordomía de la Vida, es sobre todo un concepto Bíblico, donde entendemos que somos administradores de la vida, que el Señor nos ha dado.
La pregunta para su reflexión hoy es: ¿Cómo estamos como cuidadores de vidas, cuidando de nuestra propia vida?
“Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Juan 10:10)

Pr. Odenir Figueiredo Jr.
Capellán de la UCMB.

EN SU NAVIDAD, ¿TODAVIA HAY LUGAR PARA JESUS?

En este mundo consumista la navidad paso ser un tiempo de compras y celebraciones donde el centro somos nosotros.  Vamos ser sinceros,cuando compro un regalo estoy pensando en Jesus? Cuando hago las compras para cena de navidad, estoy pensando en Jesus? Cuando recibo la canasta navideña, estoy pensando en Jesus? Cuando ando por los shopping en el medio de tantas luces, árbol de navidad y sobretodo el coche que será sorteado, estoy pensando en Jesus?

Aún en algunas iglesias, las cantatas , los arreglos, la iluminación y todo programa es para impresionar los presentes o es para agradar a Jesus.

Quisiera que cada uno de nosotros pudiera reflexionar sobre el enfoque que estaremos  dando en esta navidad, principalmente si realmente habrá un lugar para Jesus.

Odenir Figueiredo Jr.

Capellán y Coach