DIVINO Y HUMANO II

 

El Cristo del camino es un hombre con una genealogía familiar en donde encontramos 42 generaciones. Es importante conocer su genealogía, donde encontramos una diversidad de personajes: (Mateo1:1-18; “Tabla genealógica de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham)
El nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero antes de unirse a él, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo.”
El Cristo del camino ha nacido dentro de unas circunstancias poco comunes: su madre quedó embarazada aun cuando estaba virgen. Este evento generó un conflicto en su relación con su novio, una crisis de grandes proporciones teniendo en cuenta las costumbres de la época. Si no fuera por la intervención divina en el proceso, ciertamente María habría sido una madre soltera.
OFJ

DIVINO Y HUMANO

 

El Cristo en el camino es el Emmanuel. “Dios Con nosotros’; es el Logos divino que se hizo carne y habitó entre nosotros.

Es la encarnación del Divino, en su dualidad de ser totalmente divino y totalmente humano.

El Cristo del camino es el gran sumo sacerdote, que conoce las limitaciones del hombre en su propia carne (Hebreos 2.17,18: “Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de espiar los pecados del pueblo. Por haber sufrido él mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados.”.

Hebreos 4.15, 16: “Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.”).

OFJ

 

EL PROPÓSITO DE LA VIDA

 

No se puede pensar en empezar una pastoral ignorando “el Camino” como base fundamental en el proceso de la “Cura de Almas”. Cristo el Camino debe ser el propósito de la vida, la razón de vivir, la armonía con el creador de la existencia y la fuente del bienestar “…Dios [la] ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia. Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo.” (Efesios 1.19-23).

OFJ

 

JESUS EL CAMINO PARA DIOS.

 

Jesús es el camino para Dios, destino final de la humanidad, esperanza escatológica.

25 »Y les aseguro que se acerca el tiempo —de hecho, ya ha llegado— cuando los muertos oirán mi voz, la voz del Hijo de Dios, y los que escuchen, vivirán. (Juan 5:25).

Es el camino para los lugares celestiales donde habita la Divinidad, es el Camino para el cambio espiritual en dirección hacia la vida divina (Juan 5.25-26), es la plenitud de Dios. Es el cambio para el encuentro con el divino, la clonación con el divino.

Jesús es punto fundamental de un pastoral, es el principio del proceso de sanidad integral, “es el Logos, que revela Dios a los hombres (Juan 1.18); en su Encarnación, tiene la misión de llevar los hombres hacia al Padre; en su Muerte, torna posible el camino de vuelta hacia Dios (Romanos 5:11); en su Ascensión, El lleva los hombres hasta los lugares celestiales (Efesios 1.19); en su Resurrección, da al hombre la vida de Dios (Romanos 4.25); en su Glorificación los hombres son glorificados(Romanos 8.30).”

OFJ.

Cristo, “EL CAMINO “

“Jesús le dijo: Yo soy el camino….” (Juan 14.6 RVR1960). En el contexto de este episodio los discípulos conocían “el Camino”, pero en su perplejidad no sabían adónde ir. Para empezar una vida en el Camino, es necesario está seguro: a) de Quién es El Camino; b) conocer El Camino; c) saber a dónde me lleva este Camino; y d) saber cómo andar en el Camino.

“Sin el Camino, no puede haber avance; sin la verdad, no puede haber conocimiento; sin la Vida, no puede haber Vida. Jesús declara: “Yo soy El Camino que debéis procurar, la Verdad que debéis creer y la Vida en la cual debéis poner vuestras esperanzas.”
ofj

 

Resiliencia

Romanos 8:35 Y 37
35 ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia?
37 Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Resiliencia o resilencia, es la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro.
En la psicología es la capacidad de las personas o grupo de sobreponerse al dolor emocional para continuar con su vida y salir fortalecido de dicha experiencia.
La resiliencia nos invita a construir, a reconstruir la vida. Grotberg(1995) define como la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas e inclusive, ser transformados por ellas.
En mi vida como capellán en las áreas de terapia intensiva y con pacientes oncológicos, he sido sorprendido con la capacidad de muchos pacientes de transformar sus crisis, limitaciones y dolor en una fortaleza , aprendizado y cambios de percepción del significado de la vida.
Veo esta capacidad como resultado de la gracia de Dios en nuestras vidas en este proceso de dolor que todo ser humano mientras vivas en este mundo experimenta. Mi acuerda las palabras de Jesús: “En el mundo tendrás aflicciones, pero en mi tendrás Paz”..

DUELO

Un dolor, un vacío, un sentimiento ambiguo vivido en un proceso de pierda. No solamente la pérdida de un ser querido, pero puede ser una enfermedad, un trabajo, o cualquier cosa que ha tenido un significado en nuestras vidas.
El duelo, duele, muchas veces déjanos desorientados, sin rumbo y sin esperanza. En este proceso, intentamos negar o anestesiar este sentimiento, otras veces simplemente cuestionamos la razón o ¿el porqué? As veces sentimos enojo hacia Dios o personas cercanas.

Es un proceso natural que llévanos hacia un desierto, donde pasamos a depender totalmente de Dios, donde nuestra única alternativa es confiar en El.

Este me lleva al Salmos 121: “Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi Socorro viene de Jehová . Que hizo los cielos y la tierra. V.8 “Jehová guardará tu salida y tu entrada. Desde ahora y para siempre”.
OFJ