ENCUENTROS EN EL CAMINO II

El principio relacional.

No hay pastoral sin relaciones. No se puede iniciar una pastoral sin antes establecer un punto de contacto con el “paciente”. Esto significa conocer sobre su medio ambiente, su cultura, sus prioridades, su manera de ver el mundo; en síntesis, ir a donde el “paciente” está.

La Biblia muestra que Dios tomó la iniciativa de nuestra restauración, se hizo carne y habitó entre nosotros por medio de Cristo, nuestro “Emmanuel”.

En la historia de los evangelios se puede notar que Cristo establece algunos contactos con la familia de Pedro antes de su llamado. Vemos la presencia del Señor en la casa de Pedro cuando Él sanó a la suegra de Pedro. Por otro lado, vemos que fue Andrés, hermano de Pedro, quien primero le habló a Pedro acerca de Jesús, pero la verdad es que Jesús ya conocía y había establecido una relación con Pedro.
OFJ

Encuentros en el camino I

El llamado al discipulado.

Pedro y Andrés: Creo que Pedro, debido su propia personalidad, hombre de personalidad fuerte, sanguíneo y impulsivo, ha sido el discípulo que más ha recibido atención por parte de Jesús.

Es un de los primeros discípulos llamados por Jesús; su nombre aparece de manera prominente en diferentes ocasiones en todos los Evangelios, desde del inicio del ministerio de Jesús hasta el inicio de la Iglesia en el libro de Hechos. Sus diálogos con Jesús indican que su relación con Él es de una riqueza impresionante.

En esta relación de Jesús con Pedro es posible apreciar la pastoral del camino de Jesús en su proceso de preparar un hombre para ser líder en su Iglesia. Es una pastoral que ha requerido tiempo, paciencia, persistencia y una inmensa compasión del maestro para con los altibajos de su discípulo. Ha sido un proceso de moldeado; proceso lento pero efectivo. Es fundamental saber que una pastoral del camino no significa una pastoral instantánea o mágica. En muchos casos este proceso puede durar horas, días, meses y años. Vamos a ver algunos conceptos que operan en la pastoral de Jesús con Pedro.
ofj

Los encuentros del Camino en EL Camino.

Me gustaría compartir los encuentros ministeriales de Jesús en el camino. Considero que por medio de ellas y teniéndole a Él como modelo, vamos a poder desarrollar una auténtica pastoral del camino. Algo que llama a atención es que la presencia de Cristo y el encuentro con Él desde el nacimiento se caracteriza o bien por el rechazo (como en el caso de Herodes y los líderes religioso, saduceos y fariseos) o la aceptación y adoración (como fue el caso de los magos de Oriente, los discípulos, y quienes le seguirán en el camino).

En un encuentro con Jesús, nadie podrá quedarse neutral.
ofj

DIVINO Y HUMANO VI

El Cristo del camino es el Cristo de muchas y variadas relaciones sociales:

Su presencia en una fiesta de bodas, su primer milagro proveyendo el vino que estaba faltando;
Es el hombre que frecuentaba la casa de los rechazados por la sociedad religiosa, por la jerarquía religiosa (su visita a Zaqueo, su encuentro con la mujer samaritana, tocar con sus manos a un leproso, ser ungido por María Magdalena).
El Cristo del camino rompió los paradigmas de su sociedad.

ofj

DIVINO Y HUMANO IV

El Cristo del camino, aunque tenía la naturaleza divina, pudo en su humanidad convivir y conocer el dolor de aquellos que no gozaban de los privilegios de quienes se prostituían al Estado.

El Cristo del camino pudo conocer la hipocresía de los líderes religiosos, la espiritualidad enfermiza de los mismos y la discriminación de la que eran víctima los menos favorecidos.

OFJ

DIVINO Y HUMANO V

El Cristo del camino es el hombre que tiene sed, hambre, que necesita descanso, que pasaba un tiempo a solas consigo mismo; es el Cristo que ha sido tentado después de 40 días de ayuno y meditación.

ES el hombre del Getsemaní, el lugar en donde pasó por su mayor crisis emocional y espiritual con un estrés tan grande que sudaba gotas de sangre.

ES  el hombre que disfrutaba del compañerismo y la amistad (su amigo Lázaro y sus hermanas), es el hombre que lloró ante la tumba de su amigo, alguien que sabia expresar sus sentimientos y emociones: su ira delante de los fariseos, su ira y energía al tumbar las mesas de los mercaderes del templo, era celoso en su espiritualidad.

ofj

 

DIVINO Y HUMANO III

El Cristo del camino viene de un origen pobre y humilde, su padre humano era un joven carpintero. Desde el mismo momento de su nacimiento estuvo privado de un lugar digno para nacer: el pesebre hizo de hospital materno-infantil para él.

El Cristo del camino fue un inmigrante en sus primeros años. Debido a la persecución de Herodes, sus padres tuvieron que huir a Egipto. En su infancia, fue instruido en la religión de sus padres, cumpliendo todos los rituales: fue circuncidado a los ocho días de edad, y llevado al templo a los 12 años de edad. Siguió el ejemplo de sus padres en las fiestas religiosas, así como en las tradiciones de su pueblo.

El Cristo del camino siempre fue obediente a los principios de sus padres. Fue un carpintero y con seguridad conoció las luchas espirituales, físicas, emocionales, sociales y políticas de su pueblo que vivía bajo el yugo de una nación poderosa, imperialista que había invadido su tierra. El Cristo del camino sabía lo que era vivir bajo una dictadura extranjera y opresora.

DIVINO Y HUMANO II

 

El Cristo del camino es un hombre con una genealogía familiar en donde encontramos 42 generaciones. Es importante conocer su genealogía, donde encontramos una diversidad de personajes: (Mateo1:1-18; “Tabla genealógica de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham)
El nacimiento de Jesús, el Cristo, fue así: Su madre, María, estaba comprometida para casarse con José, pero antes de unirse a él, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo.”
El Cristo del camino ha nacido dentro de unas circunstancias poco comunes: su madre quedó embarazada aun cuando estaba virgen. Este evento generó un conflicto en su relación con su novio, una crisis de grandes proporciones teniendo en cuenta las costumbres de la época. Si no fuera por la intervención divina en el proceso, ciertamente María habría sido una madre soltera.
OFJ

DIVINO Y HUMANO

 

El Cristo en el camino es el Emmanuel. “Dios Con nosotros’; es el Logos divino que se hizo carne y habitó entre nosotros.

Es la encarnación del Divino, en su dualidad de ser totalmente divino y totalmente humano.

El Cristo del camino es el gran sumo sacerdote, que conoce las limitaciones del hombre en su propia carne (Hebreos 2.17,18: “Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de espiar los pecados del pueblo. Por haber sufrido él mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados.”.

Hebreos 4.15, 16: “Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.”).

OFJ

 

EL PROPÓSITO DE LA VIDA

 

No se puede pensar en empezar una pastoral ignorando “el Camino” como base fundamental en el proceso de la “Cura de Almas”. Cristo el Camino debe ser el propósito de la vida, la razón de vivir, la armonía con el creador de la existencia y la fuente del bienestar “…Dios [la] ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia. Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo.” (Efesios 1.19-23).

OFJ