DIVINO Y HUMANO

 

El Cristo en el camino es el Emmanuel. “Dios Con nosotros’; es el Logos divino que se hizo carne y habitó entre nosotros.

Es la encarnación del Divino, en su dualidad de ser totalmente divino y totalmente humano.

El Cristo del camino es el gran sumo sacerdote, que conoce las limitaciones del hombre en su propia carne (Hebreos 2.17,18: “Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de espiar los pecados del pueblo. Por haber sufrido él mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados.”.

Hebreos 4.15, 16: “Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.”).

OFJ

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s