DIVINO Y HUMANO III

El Cristo del camino viene de un origen pobre y humilde, su padre humano era un joven carpintero. Desde el mismo momento de su nacimiento estuvo privado de un lugar digno para nacer: el pesebre hizo de hospital materno-infantil para él.

El Cristo del camino fue un inmigrante en sus primeros años. Debido a la persecución de Herodes, sus padres tuvieron que huir a Egipto. En su infancia, fue instruido en la religión de sus padres, cumpliendo todos los rituales: fue circuncidado a los ocho días de edad, y llevado al templo a los 12 años de edad. Siguió el ejemplo de sus padres en las fiestas religiosas, así como en las tradiciones de su pueblo.

El Cristo del camino siempre fue obediente a los principios de sus padres. Fue un carpintero y con seguridad conoció las luchas espirituales, físicas, emocionales, sociales y políticas de su pueblo que vivía bajo el yugo de una nación poderosa, imperialista que había invadido su tierra. El Cristo del camino sabía lo que era vivir bajo una dictadura extranjera y opresora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s