El pastor y su crecimiento en Cristo.

El Pastor “con el Camino”, entra en un proceso de crecimiento hacia al camino de la plenitud: “Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo” (Efesios 4:15).

“Desde una perspectiva cristiana, la vida de Jesús nos muestra las completas y ricas posibilidades de la plenitud humana. En Jesús encontramos una persona que crece, plenamente viva y llena de amor. En Jesús la palabra se hizo carne, de manera que a Dios ya no se le debe buscar más en un lugar distante de nuestra situación humana. Vemos en él la plenitud reveladora que Dios anuncia para todos nosotros. La vitalidad de Jesús, es transformadora y sanadora, de alguna manera trasciende los siglos”. (Howard Clinbell-pg61).

OFJ

LA PRESENCIA DE CRISTO.

 

“La presencia de Jesús en la Pastoral del camino es acción de vida y vida con propósito” (Palomino). Mientras que las circunstancias criticas o ambivalentes en la vida tienden a crear confusión, culpa, frustración, dolor, angustia, y muchos otros sinsabores, la presencia de Jesús trae consuelo, opciones, paz y, por sobre todo, esperanza a pesar de…

Esto me lleva a pensar en mis encuentros en el camino, en la “Unidad de Quimioterapia”, donde desarrollo mi trabajo como capellán. Allí puedo ver cómo la realidad de la presencia de Cristo cambia la expectativa de vida del paciente, llevándole hacia una visión trascendental donde a pesar del dolor, del deterioro del cuerpo físico, el paciente “en Cristo” logra sacar de dentro de sí, una fuerza trascendente que solamente la presencia de Jesús logra realizar. La presencia de Cristo, transmitida en la pastoral del camino, hace que el paciente encuentre significado en la perspectiva de vivir con propósito lo que resta de su vida. La presencia de Jesús hace que el paciente pueda entender que aun en ese valle de sombra y de muerte, él no está solo; Alguien camina con él, a pesar de….

El teólogo Paul Tillich afirma que: “El criterio final de toda revelación es la figura de Jesús siendo el Cristo”. Por lo tanto el pastor, consejero y capellán solo podrá hacer una pastoral eficiente, estando “en Cristo”.

ofj